miércoles, 19 de septiembre de 2007

Caracas amor y muerte

a Belkys Arredondo

A pleno sol
la ciudad quema
en la piel
se abre a mis pies
-amante inhóspita-
su boca de humo
me besa
su llaga
me besa
flor de sangre y cemento caliente
en la memoria
de la crónica roja
sus brazos me acogen
en el miedo punzante
de la multitud ansiosa
su vocación de sobrevivencia
me conmueve
hasta lo hondo
Te quiero, le digo
a pesar de todo
como acariciando su lomo
-su verde montaña, su exiguo
pulmón-
sus monumentos en ruinas
sus viejas melodías

Caracas, septiembre 2007

3 comentarios:

vestir la sombra dijo...

Qué alegría me das

dedicado a la ciudad que más amo

un poema urbano

que me dice lo que siento

abrazo,

b,

Beatriz Alicia García dijo...

Me contenta que te hayas identificado. No siempre uno comparte los sentimientos de la tribu o la tribu comparte los de uno. Es difícil decir lo que muchos habitantes de Caracas sentimos en este momento. Entre otras razones porque la palabra miedo atenaza nuestras gargantas. Cariños

Aramakao dijo...

Te quiero a pesar de todo
como no quererla
el miedo,rabia es a ellos
no a Caracas
*****************
UN ABRAZO