lunes, 7 de enero de 2008

La locura es un acecho




La locura es un acecho
en cualquier ciudad como ésta,
un límite impreciso, tenue,
que nos ronda a todos.
En la locura de cada día
me deslizo como un ángel.
Otra cosa es la neurosis,
o el abismo trepidante,
de las altas horas.
El pánico, amor mío.
Otra cosa son las voces,
que no sabes si son de muertos
o de vivos o son proyecciones
de tu mala conciencia.
Algo distinto es la paranoia,
la violencia mental que termina
atacando a otros, ante la incapacidad
del ataque a uno mismo.
Se amanece, a veces,
como si te hubieras arropado
con la muerte, algo te quita el aire.
Te levantas
preguntándote si la locura
no es la de los otros,
que ven la vida como un don.
Pero luego te deslizas
en la luz cotidiana
que hiere de pronto tus pupilas,
como si cerraras un cuento de terror.
Apartas el mal sueño
como un pétalo oscuro
de una rosa negra equivocada
que te acechase con su rara belleza,
Te olvidas de eso que te fractura
en algún remoto rincón
de ti mismo, cada tanto.
Dejándote desnudo
en la ingrimitud de un oscuro desierto.

CODA
¿En ese lugar estoy más muerta
o más viva?
¿Es esa lucidez una forma de locura
o es la eternidad que me besa cruelmente
con sus recordatorios?









5 comentarios:

vestir la sombra dijo...

Bellísimo texto mi querida poeta.

Vaya contigo mi abrazo sentido

Belkys Arredondo

un tordo dijo...

la locura no es una certeza,
ni es acecho, es como vivir en una casa sin espejos.

Beatriz Alicia García dijo...

Gracias por los comentarios. Reitero para ti el abrazo Belkys. ¿Qué te puedo decir Tordo? Siempre tan suspicaz. Por suerte la locura, por lo menos para mí, no ha sido una certeza, pero sí un acecho. Siempre he vivido en casas con espejos, y he sentido una cierta atracción hacia ellos. Pero también momentáneamente he estado en lugares sin espejos, y no los eché de menos. De todos modos, se sabe, las imágenes de los espejos te dan siempre una imagen invertida. Un amigo se vio en un espejo especial que le dio una imagen no invertida y me dijo que es algo realmente inquietante. De cualquier modo verse es siempre inquietante. Los otros son siempre espejos, y a veces nos muestran imágenes de nosotros mismos que no queremos ver. Nosotras, como poetas, andamos por lo general por allí, obsequiando imágenes, y estás, dependiendo de su profundidad, pueden llegar a ser inquietantes.¡Feliz año!

CresceNet dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.

Beatriz Alicia García dijo...

Thank you very much Crecenet. I'll visit your blog.