lunes, 5 de mayo de 2008

Un encuentro internacional de escritoras y un foro sobre la enseñanza de la poesía en Venezuela

Ya es vox populi entre los escritores y las escritoras venezolanos el tema de que tristemente hemos perdido los espacios que en otros tiempos tuvimos para publicar nuestro trabajo creativo y nuestras reflexiones sobre el arte y la literatura. Creo que en este mi ecléctico blog ya comenté lo que ha pasado con la revista Imagen, que por desinterés y desidia hemos tenido que darle su rest in peace. Pero los escritores y las escritoras venezolanos seguimos leyendo y seguimos escribiendo, por supuesto. Hoy más que nunca se están editando libros de todos los géneros y calidades. Y asimismo en los últimos años se han venido realizando diversos encuentros y reflexiones. Muy especialmente entre los narradores. Recientemente por tercer año consecutivo se llevo a cabo la semana de la narrativa que organizan Héctor Torres (Ficciónbreve.com) y la reconocida narradora Ana Teresa Torres,en la cual leen sus textos jóvenes narradores inéditos. De igual modo en el marco de la celebración de los 40 años de Monte Ávila Editores un grupo de narradores y poetas leyeron algunos de sus textos en la sede de la Casa de Rómulo Gallegos: Antonieta Madrid, Stefania Mosca, Rodrigo Blanco, Luis Laya y el actual director de Biblioteca Ayacucho, Humberto Mata, entre los narradores, Juan Calzadilla, Beverly Pérez Rego entre los poetas que puedo recordar. Dos semanas atrás se abrió un interesante espacio para la reflexión con el VIII Encuentro Internacional de Escritoras, en el que se rindió homenaje a nuestra inolvidable Elisabeth Schön. Yo misma leí unas líneas sobre la poeta, a pesar de encontrarme con una gripe de esas tenaces. Mas no pude asistir a un recital poético que se realizó en la Universidad Metropolitana, mis fuerzas no me daban para tamaño esfuerzo. En este encuentro pude reencontrarme con dos poetas amigas de Mérida que conocí en el 2003, cuando pasé una temporada en la ciudad de los caballeros. Quiero copiar aquí un par de poemas de Mireya Krispín, quien tuvo la gentileza de regalarme , posee una simpatía y vivacidad que pudiera resultar contradictoria al leer algunos de sus versos de corte ontológico, pero así somos los poetas, un poco contradictorios a ratos:
TRANSPARENCIA
El tiempo avanza con la espiga
y el trigo
Reposa en la luz
como un arma dormida.
Deslizo la mañana como vino
mientras la verdad habita el silencio y
el sol anida en la fruta madura.
Sobre las cenizas crece la maleza.
Los hombres labran la felicidad
en el poder y la opulencia.
(De Recóndita clave originaria)
LAS FIERAS NO SE RINDEN
Aparecen caminos tortuosos
montañas de lodo impiden el paso
El océano oculta la transparencia
Se cierran los senderos y sólo
se contemplan recuas de zarzas
Las espinas producen hinchazón
las manos desvencijadas
no alcanzan ramas que asir
Un veto medular desarticula
la unidad básica
Hay contradicción
Las formas se sumergen
y al contacto con los sentidos
debilitan la conciencia
Brotan sílabas incoherentes
Perdida la expresión del lenguaje
los fenómenos se ocultan
desarticulan mis símbolos
anulan el poder
Los seres evocados luchan
las fieras no se rinden
Los fieles entran en contacto
el oficiante se lanza del cuerpo
y cierra la puerta de los sentidos
Tabay, 3-7-1984
De la otra amiga de Mérida que reencontré María Luisa Lazzaro no tengo poemas, pero me dijo que tenía una página web: marial-lazzaro.com. Marial tuvo la gentileza de acogerme en su casa de Mérida un par de semana cuando estuve por allá. Es también narradora y ha escrito textos para niños. Un fuertísimo abrazo para ambas, me contenta haberlas vuelto a ver. Como quedó grabada en mi memoria la fortaleza y simpatía de Mairym Cruz-Bernall, de quien copio también un texto suyo:
ME CAÍ DEL MUNDO
qué fue lo que llenaste que ahora no puedo estar quieta.
te busco sabiendo que no has de aparecer. qué fue lo
que inventé en ti. Un hombre que amé por un segundo.
como la voladora ama la luz hasta quemarse. ahora
me duele el estómago. frágil emoción. no. otra deuda
sin cancelar.ni puedo imaginar las calles que caminas.
nunca te pregunté el nombre de tu barrio, la hora en que
la luz desciende y asciende. el largo de tu pelo. no quise
saber nada. ahora todo me derrumba. no saber me abre
un hueco. y tú quién eres. tan tranquila la niña. tan de sí
misma. de su soledad desenfrenada.vuelvo a ser el
amor con el hombre no deseado, eso no lo debo escribir.
me caí del mundo. colecciono mis pedazos. desbordada
en la fuente de agua viva. los dientes de la rosa vuelven a
morder. en mis muslos. en la planta de los pies.no mejora
mi hpmbro izquierdo. imposible que mejore nada en
mí si sigo acumulando deudas. un hombre. otro. ahora
tú. falta el hombre que haga paisajes. árboles de pieles
seductoras. qué fue lo que llenaste que ahora me falta
tan terríblemente.
Mairym Cruz-Bernall, Puerto Rico
Como conversaba con Daniel, un amigo que ha escrito poesía y tiene una página web: http://www.panfletonegro.com/, a quien me encontré por azar hace pocos días y almorzamos juntos, la web world wide parece haberse convertido en el refugio de los poetas y escritores autoexiliados de esta tierra de gracia. Aquí es donde puede leerse lo que escribimos, porque nuestro país, en el que teníamos espacios para publicar en qué andábamos se esfumó. Vivimos en el único país que nadie ha podido ni podrá quitarle a los creadores.
Saludo también la iniciativa de los muchachos de El Salmón Willi Mackey y Salvador, que quieren rescatar la memoria poética venezolana. Suerte muchachos, a fin de cuentas, el que busca encuentra, a lo mejor encuentran un país llamado Venezuela donde hay poetas, buenos poetas, con graves problemas para ser reales. O andan en torres de marfil o andan en la web o andan en una revolución que nadie ha podido delimitar con claridad. Pero así es la poesía, queridos. Bienvenidos. Lo que si está claro para mí es que la poesía no se enseña amigos, o vives en ella o no. Nadie puede enseñarte eso. A vivir en la poesía. Lo que algunos entusiastas hemos hecho durante mucho tiempo es ayudar a otros a valorar la poesía.
Caracas, 5 de mayo de 2008, después de tres semanas sin respiro, una gripe feroz y extenuante, la segunda mudanza en dos meses, y el optimismo de los poetas que sobreviven en esta tierra de gracia.

1 comentario:

vestir la sombra dijo...

Así es, hay que vivir en ella.

Me gustó leerte amiga,

haremos un espacio para vernos,

b.