miércoles, 1 de octubre de 2008

Un payaso juega

Un payaso juega con mi alma.
En este mismo instante, el circo, de todo lo vivido, cambia el destino, exhibe el círculo de sus caballos cabizbajos, las domadoras de los terribles sentimientos, las afliccioens que fingen el equilibrio entre los días imposibles, melodías venidas de una guitarra rota.
Rehúso el espectáculo, pues es teatro de un extraño. Lo desconozco aunque respira mi propio aire (el único aire que poseo del mundo) y camina con mis piernas y abraza con mis abrazos, sin olvidar los invisibles cuerpos del amor.
Bien, es mi turno. Mi acto consiste en un salto profundo al interior de mí mismo (puños apretados, párpados apretados), buscando vías desconocidas y el horizonte donde mi distancia va con mi piel, la piel de un ser humano que ve la tierra desde la tierra.
La violencia destruye mi mirada. Tomo ahora el trapecio. Daré un salto mortal, el triple salto que me conduce a ninguna parte y en dirección de nadie.
Caigo perfecto, pero si observan bien, todo dentro de mí es polvareda de sueños, una estatua en dos pies que no sobrevivirá a una próxima desilusión.


Eleazar León
(Del libro "Papeles para un adiós")

2 comentarios:

vestir la sombra dijo...

me encanta el texto.

buscare el libro con tan hermoso nombre.

gracias bea

Beatriz Alicia García dijo...

Me contenta poder compartir esos poetas, que muchas veces, por azar, han llegado a mis manos. Tu también me has dado a conocer extraordianrios poetas, amiga.

Cariños,