domingo, 12 de julio de 2009

VIDEOPOETAS VENEZOLANOS. MARIELA CASAL

Algunas semanas atrás en un coloquio en la librería caraqueña, Las Musas, Rafael Arráiz Lucca conversaba sobre un tema del cual trata en un capítulo de su más reciente libro sobre literatura venezolana: el vínculo entre artistas plásticos y poetas en nuestro país. Rafael hizo mención del Circulo de Bellas Artes, a comienzos del siglo XX, que reunió pintores y poetas, al igual que grupos como El Techo de la Ballena, en la década del 60, en el cual hubo artistas que se expresaron tanto en las artes visuales como en la poesía, tal es el caso de Carlos Contramaestre o Juan Calzadilla. Poco después recibí la invitación de Mariela Casal para la presentación de su más reciente trabajo de videopoesía, "Hotel". Este interesante trabajo conjuga videoarte y poesía, y fue editado por la editorial La Diosa Blanca, que dirije el poeta Edgar Vidaurre. Ese domingo pudimos ver el video, en el cual escuchamos los versos de Hotel mientras observábamos imágenes del estado actual del Hotel Humboldt, ubicado en la cima del Avila, que fuera una de las piezas arquitectónicas del gobierno perezjimenista que parecía prefigurar nuestro ingreso en la modernidad, nuestro pasaporte al futuro. En las imágenes y los versos de Mariela sus espacios cobran un aspecto verdaderamente inquietante, atemporal, onírico y nos llevan a los meandros de la memoria, la más terrible destrucción, pero también hacia la belleza que anida dentro de aquello que el tiempo corroe. La edición de "Hotel" se inicia con una versión manuscrita de los poemas que lo conforman, luego hay una versión impresa, y el lector encontrará también un CD con el video. Anoto aquí mi más profunda admiración por el trabajo videopoético que ha venido realizando Mariela Casal, parte del cual pude observar en la Galería de Arte Nacional (antigua sede). Aprovecho la ocasión para mencionar una noticia leída recientemente en El Nacional, que se vincula con la obra de otro joven artista venezolano, en la cual se conjugan el trabajo multimedia y la poesía, el cual ha obtenido recientemente una beca de la Fundación para las Artes de Nueva York, me refiero a Yucef Merhi. No he tenido la oportunidad de observar la obra de Merhi, pero es evidente que también viene desarrollando una obra interesante, según lo destaca el artículo publicado el viernes pasado en El Nacional. Termino este post con algunos de los textos que conforman "Hotel" de Mariela Casal:
hotel, dos de enero
esa flor es azul porque es de aire
esa rama es más verde porque es más lejos
esa casa es más alta porque es más arriba
el océano nos lleva el manto
su lejana candidez
y su sal
&&&&&&&&&&&
sólo sé que volveré a verte
en nuestro hotel las calles son pliegues
todo el siglo es una red distante
yo me quedo en tu cabello
tu cabello de almohada
y piedras peregrinas
&&&&&&&&&&&&
Esta breve transcripción no puede hacerle justicia a la propuesta de Mariela, que también es imagen, que también es sonido, que también es una atmósfera, una voz susurrante que te envuelve, que te acompaña durante el recorrido por la videopropuesta de "Hotel". Pero es una forma de dar cuenta de una experiencia inolvidable. Para los no caraqueños que pasen por aquí, el Hotel Humboldt esta en lo alto de la montaña que rodea a Caracas, el Avila, y desde allí puedes ver un grandioso paisaje que mira hacia Caracas, pero también hacia el Litoral que se encuentra al otro lado de la montaña. El Humboldt fue un hotel espectacular, modernísimo, un absoluto lujo de aquel país y aquella ciudad que el petróleo construyó como un espejismo que hoy es algo absolutamente fantasmático.
Beatriz Alicia García