jueves, 25 de julio de 2013

Poemas de Rafael Courtoisie

Voces

         Las voces actúan sobre las cosas, tienen una incidencia directa a pesar de que el principio de causalidad está alterado. Una palabra es causa de muchos objetos, los sostiene sobre un abismo de indefinición, los suspende sobre materias brumosas. Lo mismo pasa con algunos gestos: un gesto detiene una hecatombe. Un hombre mira a una mujer en la calle y se interrumpe el universo: los ríos de la tierra se vuelven sexuales y las piedras ligeras.
          Una religión del tacto supera a la religión de la mirada. Las parejas se vendan los ojos y se tocan. Las casas sudan música.


Voces


           El jugo de Umbría empapa el pensamiento, como si saliera de una pulpa oprimida, como si se apretara una fruta viviente. El fresco olor de esa humedad trepa en el viento y se mete en los secretos porosos, ablanda y carcome las médulas pétreas de las casas, el dios de los cimientos.
            El jugo de Umbría es un sonido que oscurece.


Voces

            Un idioma de polvo se escucha en las calles.
             Q transporta una vasija y las gentes se apartan. Lleva una carraca para anunciar su paso y un niño se adelanta moviendo los brazos, anunciando el peligro. Alguien, desde una azotea, tira una piedra. La vasija se rompe y deja ver el interior. Hay fuego maduro que comienza a derramarse. Q corre despavorido y tira la carraca, que enmudece al caer. Umbría se aparta y, en el centro de la columna de fuego, crece un hueco.
           Una niña llega corriendo desde lejos, se acerca a mirar y se apaga la ceniza. Nadie alcanzó a advertir el peligro, nadie gritó a tiempo.
           Comienza a lloviznar. Las bocas están llenas de polvo.


Rafael Courtoisie


Los presentes textos de Courtoisie pertenecen a Umbría (1999). Son textos fronterizos de difícil clasificación, como la mayoría de los textos de su autor. El predominio de las imágenes podría señalarlo como poeta, pero también encontramos en ellos tramas narrativas y personajes. Rafael Courtoisie (Uruguay, Montevideo, 1958). Poeta, narrador y ensayista. Es químico de profesión, carrera que nunca ha ejercido. Desde temprana edad se ha dedicado al periodismo. Ha ejercido la docencia en el Uruguay y también en algunas universidades estadounidenses. Ha recibido destacados premios como el Loewe de Poesía otorgado por Visor (España) y el Premio Internacional Jaime Sabines (México). Sus más recientes obras publicadas son: Agua imposible (Montevideo, 1998); Tajos (Madrid, 2000); Caras extrañas (Madrid, 2001); Fronteras de Umbría (Uruguay, 2002); Música para sordos (México, 2002); Jaula abierta (España, 2004); Todo es poco (España, 2004); Santa Poesía (Montevideo, 2012). El 12 de junio de 2012 fue nombrado miembro de la Academia Nacional de Letras del Uruguay.