viernes, 15 de enero de 2010

El amor

El amor,
en realidad,
tiene vocación suicida.
Toma barcos y se ahoga,
toma aviones y no regresa,
toma calles peligosas
y desaparece
entre las sombras.
Aunque, a veces,
tiene largas agonías,
o métodos más sutiles
y crueles:
una palabra basta
para matar el amor,
un gesto destemplado,
un silencio.
Pero el deseo, él no,
te toma,
en sus rituales placenteros,
su estallido,
y se va, a tiempo,
antes que el dolor
pueda llegar, la sangre al río,
y echarle a perder la fiesta.
Adios, cariño.

Beatriz Alicia García

2009

3 comentarios:

Georgia dijo...

feliz 2010 poeta, espero podamos compartir mucha poesía y buena musica este año...te abrazo

vestir la sombra dijo...

Es un raro amor ese que se apaga en un pestañeo...hay otros.

¡Beso amiga mía!

Beatriz Alicia García dijo...

Queridas amigas, espero que podamos seguir compartiendo mucha poesía y buena música.
Por supuesto, Belkys, no todos los amores se apagan en un pestañeo. Hay algunos que duran toda la vida. Pero eso es menos común de verse. Un abrazo