miércoles, 27 de julio de 2011

CARACAS, A PESAR DE TODO

Caracas,
como algunas señoras
de cierta edad,
tuvo mejores tiempos,
fue una promesa moderna,
un lugar amable;
que uno advierte aún
en ciertos parques
y jardines,
que uno rememora
en los valses de Lauro
y en el cortés saludo
de algunos muchachos
educados.
Caracas tiene
sobre todo
una profunda vocación
de sobrevivencia.
Mientras espera mejores días
sigue reposando
a los pies de la montaña,
su guardiana,
sigue recibiendo visitas,
es decir, viajeros,
e inventa festejos
para poblar sus calles
con la sonrisa, aún fácil,
de sus habitantes.
Caracas
no deja de reinventarse,
Caracas es conmovedoramente
joven, optimista,
llena de luz.
Caracas, inesperadamente,
se resiste
a ser solamente
esa calumnia
que tenemos en la punta de la lengua
en algún atasco de las 6 pm,
en alguna página insolente
del periódico de hoy.

julio 2011
a Caracas en su aniversario


Beatriz Alicia García