lunes, 11 de junio de 2007

Dos poemas de Rafael Cadenas

Te llamarán a la plaza de la tergiversación.

Desoye todas las voces.
Vive con la quemante lógica.
Vuelve a donde todavía no empiezas.

Como un llameante espacio que se desocupa siempre.
En el temblor de ser sólo vida vacante.

&&&&&&&&&&&

Atroz jauría, fauna de claraboyas, población de la máscara.
No me quieren escueto sino lleno de herrumbre, repasando
viejas divisas, retratos, fechas, pero me niego a llevar
cargas. Rehúso todo peso ilegítimo.

2 comentarios:

Vestir la sombra dijo...

Rehusar todo peso ilegítimo

qué no nos pertenece

escribir trae muchas cosas

bien lo escribió Heidegger

Siempre la atroz jauría

gracias por traerlos

b.

Beatriz Alicia García dijo...

Muy a mi pesar, vuelvo a sentir jaurías asechantes, vuelvo a sentir espacios hostiles, los espacios para el afecto y la belleza en peligro. Cadenas es siempre una grata y honda compañía para dialogar con esas cosas desde la hondura. Volveré a postear textos suyos en cualquier momento