martes, 30 de agosto de 2011

POESÍA INÉDITA. GRECHELL SOCORRO

COMO SI NO QUISIERA

¡Qué vergüenza!
Si la lira me viera,
a mí,
que sólo quería ser el gato de Szymborska
durmiendo dentro del piano.

Ella con su lápiz tocando melodías
en un idioma extraño que no entiendo,
que no sé leer,
que no sé escribir,
pero
cuando Szymborska pasa su mano
sobre mi pelaje adusto
frunzo el ceño,
como si no quisiera,
y así soy con mis amigos,
como si no quisiera.

Así comencé mis clases de Braille,
a ver
si al fin nos entendemos
los poetas,
sus ombligos
y yo,
como si no quisiera.


GRECHELL SOCORRO

2011