viernes, 7 de agosto de 2009

Ayer rodé por la ciudad, se sentía el olor a
piña, lechoza, mango,
guayaba.
a verdura fresca.
A sol y verdes de todos los tonos.
Esta ciudad, inevitablemente nos abraza y anuda.
Ejerce su derecho de pertenencia.