viernes, 7 de agosto de 2009

Necesito una ciudad menos amarga
que deje de golpearme en los costados.