viernes, 7 de agosto de 2009

Esta no es una capital. No es una ciudad.
No es un pueblo. Es solo una
Caracas mortal en medio de cualquier cosa
qu eno entendemos, que
nos desconcierta hasta la rabia.
Es sal sobre la herida.
Es sentirse en medio de la nada con un
alarido atrapado en la garganta.